• Español
    • Inglés
    • Francés
    • Alemán
    • Italiano

PPA y merchant no son estrategias excluyentes

AleaSoft, 13 de mayo de 2020. La excepcionalidad de la situación actual también está afectando a los precios de los contratos PPA que se están negociando ahora. Frente a esta situación que puede dificultar los planes de algunos proyectos de renovables y fotovoltaica, la necesidad de una estrategia robusta y flexible de compraventa de energía basada en previsiones fiables que proporcionen una visión clara del mercado en todos los horizontes es más importante que nunca.

Evolución de los precios de los PPA

Los precios que se acuerdan en un contrato a largo plazo PPA reflejan la visión a largo plazo de los precios de los mercados de electricidad que tienen cada una de las partes firmantes del acuerdo. Esa visión a largo plazo está irremediablemente influenciada por las condiciones presentes de los mercados de energía y, tal y como es de esperar, se observa una clara relación entre los precios de los PPA y la evolución de los precios de los futuros de electricidad a largo plazo.

En una situación como la actual de precios muy bajos en los mercados spot de electricidad en Europa y una situación de incertidumbre frente a la recuperación de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19, los precios de los PPA están experimentando una tendencia a la baja. Las estimaciones son que desde principios de 2020 los precios de los PPA han caído alrededor de un 9% en Europa y cerca de un 5% en España. Si nos remontamos a medidos del año 2019, la caída llega hasta el 16%.

Esta tendencia a la baja en el precio de los PPA viene marcada por la caída que están experimentando los precios del gas desde la segunda mitad de septiembre de 2018 y que también han impactado en la bajada de precios de los mercados spot y de futuros de electricidad. También los precios de los derechos de emisión de CO2, que afectan notablemente los mercados de futuros de electricidad, han registrado retrocesos en los últimos meses.

Fuente: Elaborado por AleaSoft con datos de ICE y EEX.

A mitades de marzo, cuando la crisis sanitaria estalló en Europa y los gobiernos empezaron a tomar medidas que paralizaron gran parte de la actividad económica, los futuros de derechos de emisión de CO2 europeos y los de petróleo Brent registraron caídas muy severas. Esta caída tuvo un impacto importante en los futuros de electricidad y también en los precios de los contratos PPA que se estaban negociando. Algunas estimaciones indican caídas de precio de los PPA de entre el 10% y el 15% en Europa y algo menos en España, entre 8% y 10%.

A partir de los primeros días de abril los precios de los futuros de electricidad comenzaron a recuperarse. Al mismo tiempo, también se estimaba una cierta recuperación de los precios de los PPA de entre el 6% y el 12%, entre el 5% y el 8% en España, pero se quedan a niveles anteriores al desplome de marzo.

Precios bajos en los contratos PPA representa una situación complicada para los nuevos proyectos de energías renovables que buscan financiación, sobre todo fotovoltaica, ya que los ingresos que se pueden asegurar a través de un PPA ahora son menores.

Más allá del debate PPA vs merchant

En general, pero sobre todo en una situación como la actual, en AleaSoft siempre se ha considerado que no tiene mucho sentido la disyuntiva proyecto con PPA vs proyecto merchant. Vender toda la energía a través de un contrato PPA, según las condiciones, permite eliminar prácticamente todo el riesgo del precio del mercado, pero, por otro lado, no permite ninguna flexibilidad para aprovechar los momentos en que los precios del mercado son más favorables. Del mismo modo, vender toda la energía al mercado asegura recibir siempre el precio más ajustado, pero representa estar expuesto a episodios de precios muy bajos, como el actual.

Desde el punto de vista de un comprador de energía, ya sea un gran consumidor, una comercializadora o una industria electrointensiva, la situación es exactamente la misma, pero con intereses opuestos. Es decir, se puede asegurar el coste de la energía con un contrato PPA, pero no tener flexibilidad para aprovechar situaciones con condiciones favorables de precios bajos.

Según AleaSoft, la clave está en una estrategia de compra o venta de energía y de cobertura de riesgos. En este sentido, la mejor estrategia es la diversificación, que permita, por ejemplo, firmar un PPA cuando exista la posibilidad de hacerlo en condiciones ventajosas, ir a mercado cuando los precios sean favorables y negociar en los mercados de futuros si aparecen oportunidades atractivas. Todo ello tanto a corto, como medio y largo plazo.

Obviamente las condiciones en cada momento son siempre más ventajosas para una de las partes, la parte compradora o la vendedora, que para la otra. Por ello es muy importante tener una visión clara del mercado en todos los horizontes, corto, medio y largo plazo, para saber identificar y prever correctamente esas oportunidades. Para AleaSoft, la clave está en una estrategia robusta basada en previsiones fiables de los mercados de energía en todos los horizontes. Una estrategia flexible que vaya situando cantidades de energía a distintos horizontes según las condiciones de cada momento y que disponga de un remanente para poder aprovechar condiciones excepcionales o poco frecuentes, como las actuales, cuando éstas sean favorables.

Fuente: AleaSoft-

Fuente: AleaSoft Energy Forecasting.

Suscripción al resumen semanal de AleaSoft