El recorte de ingresos a la hidroeléctrica y la nuclear podría poner en peligro las inversiones para la transición energética

AleaSoft, 2 de junio de 2021. La medida que el Gobierno aprobará para recortar beneficios, o más bien aumentar costes, de las centrales hidroeléctricas y nucleares puede tener consecuencias indeseadas a medio y largo plazo. Según AleaSoft, un cambio regulatorio de este calado hará aumentar la preocupación entre los inversores por la inseguridad que generará y podría poner en peligro las inversiones necesarias para la transición energética.

AleaSoft - Hidroelectrica energia renovable

La intención del Gobierno es recortar los llamados windfall profits, los beneficios caídos del cielo, a las centrales hidroeléctricas y nucleares más antiguas que se consideran amortizadas. El objetivo es abaratar el coste de la factura eléctrica haciendo que hidroeléctricas y nucleares paguen también los costes de los derechos de emisión de CO2, responsables en parte del aumento actual de los precios en los mercados eléctricos europeos, aunque no emitan CO2 ni gases de efecto invernadero.

Un mensaje negativo a los inversores

Según AleaSoft, este anuncio tendrá un impacto muy negativo en el interés de los inversores en renovables. Para la transición energética, para los objetivos de capacidad renovable de 2030, para los objetivos medioambientales de 2050, en los próximos treinta años se van a necesitar billones de euros en inversiones, y la incertidumbre regulatoria que una medida como esta introduce es una mala señal para los inversores.

La intervención en los mercados con leyes y decretos ya se ha visto que suele tener consecuencias negativas en el medio y largo plazo. Lo que se necesita para estimular las inversiones son mercados sólidos y estabilidad regulatoria.

Poniendo en peligro la transición energética y el precio de la factura eléctrica

Además de poner en riesgo las inversiones necesarias para financiar la transición energética, se están recortando ingresos a dos tecnologías no emisoras de CO2. La hidroeléctrica es una tecnología renovable que además es completamente gestionable, privilegio del que no gozan la eólica y la fotovoltaica, por ejemplo.

Las otras afectadas son las centrales nucleares. Su cierre está planificado a partir de 2028 y de manera escalonada hasta 2035. Un cierre ordenado y progresivo de la potencia nuclear es muy importante para que pueda compensarse con el aumento de capacidad renovable sin provocar un aumento de las emisiones de CO2.

Esta ley que propone el gobierno aumentaría más los costes de producción y venta de la energía nuclear que, aunque popularmente se consideran instalaciones ya amortizadas, son costes altos que pueden poner en peligro la viabilidad de estas centrales. Un cierre anticipado de las centrales nucleares llevaría, sin duda, a un aumento de las emisiones de CO2 en el corto y medio plazo, al tener que reemplazar su producción con centrales de gas de ciclo combinado. Esto, además, provocaría un aumento de los precios en el mercado eléctrico y, consecuentemente, un aumento del precio de la factura eléctrica.

Por otro lado, la inseguridad que una medida como esta provoca en los inversores en renovables es preocupante. Por ejemplo, un inversor en fotovoltaica puede pensar que en un futuro es posible que también se le acaben cargando parte de los costes del CO2 bajo un pretexto similar a los windfall profits. Por lo que se lo pensará dos veces a la hora de invertir en España y buscará y encontrará opciones en otros países europeos que le transmitan más seguridad.

Problemas colaterales

El simple anuncio de una ley de este tipo ya tiene consecuencias visibles. Justo después del anuncio del Gobierno, las empresas españolas propietarias de las centrales hidroeléctricas y nucleares afectadas sufrieron caídas importantes en la bolsa. Esto es un reflejo de la inseguridad causada en los inversores frente a la inseguridad jurídica y regulatoria.

Adicionalmente, de aprobarse finalmente una ley de este tipo, las empresas reclamarán ante los tribunales. Por lo que se pueden esperar muchos años de juicios que solo harían empeorar la imagen de inseguridad regulatoria en España y la confianza de los inversores.

Problema y solución

El problema de los altos precios es común para todos los países europeos y la solución debe tomarse entre todos los gobiernos ya que el mercado eléctrico al que pertenece el mercado ibérico de electricidad tiene las mismas reglas para todos los agentes eléctricos de Europa. Los altos precios de los derechos de emisión de CO2 se pueden controlar limitando al máximo la especulación. Esa es la única solución posible para mantener la confianza en el mercado eléctrico europeo.

Por otro lado, según AleaSoft, la solución más justa y lógica al encarecimiento del precio de la factura eléctrica del consumidor final es justamente aquella que no castigue al productor ni al consumidor. Los impuestos son el aspecto más notorio. El ejemplo más claro es el impuesto del 7% a la venta de energía eléctrica, el IVPEE. Este es un impuesto que provoca un perjuicio a los productores en España frente a instalaciones de generación en otros países europeos. Esto, además de encarecer el precio de la energía en el mercado y, consecuentemente, en la factura del consumidor final, provoca que aumenten las importaciones de energía en España.

Cualquier cambio regulatorio que afecte los costes de producción de centrales hidroeléctricas y nucleares provocará un nuevo agravio comparativo con sus competidores europeos, y en un mercado eléctrico interconectado como el europeo (de hecho, es un único mercado con las mismas reglas para todos los países) eso puede ser muy perjudicial para su competitividad.

Según AleaSoft, la aprobación definitiva de esta ley es poco probable que llegue a darse, y en el caso que se diera, acabaría derogándose tarde o temprano. Por lo que lo más seguro es que toda esta situación acabe significando una pérdida de tiempo y una degradación de la imagen del país, del sector de la energía y de la transición energética.

El próximo webinar de AleaSoft

Este y todos los aspectos que afectan a los mercados europeos de energía se analizan en los webinars que mensualmente se organizan desde AleaSoft. El próximo evento tendrá lugar el jueves 10 de junio y llevará por título “Perspectivas de los mercados de energía en Europa. Los PPA y su importancia para los grandes consumidores. Visión de futuro”. En él, además del habitual análisis de la evolución de los mercados de energía, se contará con la participación de Fernando Soto, Director General de la AEGE, para hablar sobre los PPA para los grandes consumidores y del impacto del Estatuto de los consumidores electrointensivos. La parte de la visión de futuro se enfocará en la descarbonización del sector industrial y el papel que el hidrógeno verde jugará en la transición energética.

 

Fuente: AleaSoft Energy Forecasting.


 
Previsiones de largo plazo

Suscripción al resumen semanal de AleaSoft