Acuerdo Verde Europeo: Cero emisiones para 2050

AleaSoft, 13 de diciembre de 2019. La presidenta de la Comisión Europea ha presentado el Acuerdo Verde. Este documento es un gran paso de Europa para combatir el cambio climático. La presentación oficial ha sido el viernes 13 de diciembre de 2019 en la Cumbre del Clima COP25 que se desarrolla en Madrid.

Molinos eólica renovable

En la mañana del 11 de diciembre de 2019, la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, presentó el primer borrador del Acuerdo Verde, conocido como Green Deal. Este documento traza las directrices para cumplir objetivos superiores a los del Acuerdo de París y se ha presentado oficialmente en la Cumbre del Clima COP25 hoy viernes 13 de diciembre en Madrid.

Finalmente, la mayoría de los países de Europa han apoyado los objetivos establecidos en el acuerdo. Con la excepción de Polonia, único país que no se ha comprometido incluso después de una negociación de más de nueve horas. De esta forma, Polonia no se suma al pacto, que no tiene carácter vinculante. Igualmente, se trata de un gran paso de avance y el resto del bloque europeo respalda la iniciativa.

El documento remarca el crítico estado actual del medio ambiente, donde el cambio climático es cada año más evidente. Un octavo de las especies se encuentra en peligro de extinción y los bosques y océanos peligran por contaminación y destrucción. Se presentan las medidas precisamente como una respuesta a esta situación, bajo el lema de “convertir un desafío urgente en una oportunidad única”.

El principal objetivo del documento es alcanzar emisiones netas nulas de gases de efecto invernadero en Europa para el año 2050. Además, se aclara que las ambiciones medioambientales del Acuerdo Verde no se conseguirán con la actuación únicamente de Europa. La Unión Europea utilizará su influencia, conocimiento y recursos financieros para alentar a los países vecinos y aliados en la misma ruta hacia un futuro sostenible.

El Acuerdo Verde

Los puntos fundamentales de esta primera versión del acuerdo son los siguientes:

  • Incrementar las ambiciones europeas para 2030 y 2050.

La comisión propondrá una “Ley de clima” en marzo de 2020, que servirá como instrumento para legislar el propósito de cero emisiones en 2050. Con esta ley, se asegurará además que el resto de políticas contribuyan al mismo fin y que cada sector juegue su papel en este propósito.

Entre 1990 y 2018 las emisiones de efecto invernadero en Europa se han reducido en un 23%, mientras que la economía ha crecido en un 61%. Sin embargo, la legislación actual solamente conseguiría una reducción de un 60% en las emisiones para 2050. En el verano de 2020, la Comisión presentará un plan para reducir estas emisiones en 2030 hasta entre el 50% y el 55% respecto a las cifras de 1990.

Además, para junio de 2021, la Comisión revisará todos los instrumentos políticos relativos al clima, entre los cuales se encuentra el Sistema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea (EU ETS).

  • Suministrar energía limpia, asequible y segura.

En este punto se hace énfasis en la descarbonización como elemento crítico para alcanzar los objetivos para 2030 y 2050. Aproximadamente el 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa se deben a la producción y uso de energía, es por ello que la eficiencia debe jugar un papel fundamental. Se desea, por lo tanto, un sector energético basado a gran escala en fuentes de energía renovables. A la vez, es necesario también que la energía sea segura y asequible para sus consumidores. Es por esto que el documento destaca la necesidad de que el mercado eléctrico europeo esté completamente integrado, interconectado y digitalizado.

La integración inteligente de energías renovables, eficiencia energética y otras soluciones sostenibles ayudarán a la descarbonización al menor coste posible. La Comisión presentará para mediados de 2020 medidas para favorecer esta integración. Además, se facilitará la descarbonización del sector del gas, entre otras formas, a través del apoyo al desarrollo de gases sin contenido de carbono.

  • Movilizar la industria hacia una economía limpia y circular.

Transformar el sector industrial y toda la cadena de valores puede tomar unos 25 años. Para estar listos en 2050, es necesario que en los próximos cinco años se tomen decisiones y acciones que guíen hacia ese destino. Desde 1970 hasta 2017 la extracción de minerales a nivel global se triplicó y continúa creciendo. Cerca de la mitad de las emisiones de efecto invernadero a nivel global y más del 90% de la pérdida de biodiversidad provienen de la extracción de minerales. La Unión Europea ha comenzado a cambiar este paradigma, pero aún representa el 20% de las emisiones europeas. Solamente el 12% de los materiales utilizados en Europa provienen del reciclaje.

En marzo de 2020 la Comisión adoptará una estrategia industrial para la Unión Europea para alcanzar el reto de la transformación verde y digital. Unido a la estrategia industrial, se presentará un plan de acción para una nueva economía circular, que ayudará a modernizar la economía europea. Las industrias electrointensivas son indispensables para la economía europea, por lo tanto, la descarbonización de este sector es fundamental.

  • Construir y renovar de una forma eficiente en energía y recursos.

La construcción, uso y renovación de edificios requiere importantes cantidades de energía y recursos minerales. La Comisión hará un ajuste riguroso de la legislación en cuanto al rendimiento energético de los edificios.

  • Acelerar el cambio hacia una movilidad sostenible e inteligente.

El sector del transporte es el responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa. Para conseguir los propósitos europeos, es necesaria una reducción del 90% de las emisiones en este sector para 2050. Todos los medios de transporte terrestre, marítimo y aéreo deberán contribuir a esta causa. La Comisión adoptará una estrategia para una movilidad sostenible e inteligente en 2020 que abordará este desafío y enfrentará todas las fuentes de emisión.

En este sentido también se apoyará el aumento de la capacidad de las vías férreas y marítimas dentro del territorio de los estados miembros. Se favorecerán las soluciones de “movilidad como servicio”, fundamentalmente en áreas urbanas, a través de instrumentos de financiación. Evidentemente, el uso de los vehículos eléctricos se propiciará. Se declaran necesarias un millón de estaciones de carga públicas para 2025 para poder abastecer a los 13 millones de vehículos eléctricos que se prevén para esa fecha.

  • “De la granja al tenedor”: diseño de un sistema alimentario justo, saludable y ecológico.

La comida europea es famosa por ser saludable, nutritiva y de alta calidad. Ahora deberá ser también reconocida mundialmente por ser sostenible. La Comisión presentará en la primavera de 2020 la estrategia de “De la granja al tenedor”. Este será un momento para el debate con los agentes que intervienen en el proceso que cubra todas las etapas de la cadena alimenticia.

Las propuestas de la Comisión para la política agrícola común para 2021 a 2027 estipulan que al menos el 40% del presupuesto general de la política agrícola común y al menos el 30% del Fondo de Pesca Marítima contribuirían a la acción climática. Se hará además una regulación estricta que prohíba la entrada en los mercados de Europa a productos extranjeros que no cumplan con los requisitos fundamentales de los estándares europeos.

  • Preservar y restaurar ecosistemas y biodiversidad.

La Unión Europea no está cumpliendo algunos de sus objetivos medioambientales más importantes para 2020, como los objetivos de Aichi en virtud del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Para garantizar que la UE desempeñe un papel clave, la Comisión presentará una estrategia de biodiversidad en marzo de 2020, seguida de una acción específica en 2021. La estrategia describirá la posición de la UE para la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, que tendrá lugar en Kunming, China, en octubre de 2020.

Sobre la base de la estrategia de biodiversidad para 2030, la Comisión preparará una nueva estrategia forestal de la UE que abarque todo el ciclo forestal y promueva los numerosos servicios que proporcionan los bosques. La Comisión también adoptará un enfoque de tolerancia cero para la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. La Conferencia Oceánica de las Naciones Unidas de 2020 en Portugal será una oportunidad para que la UE destaque la importancia de la acción sobre cuestiones oceánicas.

  • Una ambición de contaminación cero para un ambiente sin tóxicos.

La creación de un entorno libre de tóxicos requiere más acción para evitar que se genere contaminación, así como medidas para limpiarla y remediarla. Para abordar estos desafíos, la Comisión adoptará en 2021 un plan de acción de contaminación cero para el aire, el agua y el suelo. Además, se aprovecharán las lecciones aprendidas de la evaluación de la legislación vigente sobre calidad del aire.

La Comisión revisará las medidas de la UE para abordar la contaminación procedente de grandes instalaciones industriales. Para garantizar un entorno libre de tóxicos, se presentará una estrategia química para la sostenibilidad. Esto ayudará a proteger mejor a los ciudadanos y al medio ambiente contra los productos químicos peligrosos y fomentará la innovación para el desarrollo de alternativas seguras y sostenibles.

  • Buscar finanzas e inversiones ecológicas y garantizar una transición justa.

Para conseguir todos los planteamientos del Acuerdo Verde, se requieren significativas inversiones. Se ha estimado que para conseguir los objetivos para 2030 se requerirán 260 mil millones de euros de inversión anual adicional. Esto representa el 1,5% del PIB de 2018.

La Comisión ha propuesto nuevas fuentes de ingresos (“Recursos propios”), uno de los cuales se basa en los residuos de envases de plástico no reciclados. Una segunda fuente de ingresos podría implicar asignar el 20% de los ingresos de la subasta del Sistema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea a su presupuesto.

También se trabajará con el Grupo del Banco Europeo de Inversiones (BEI), bancos e instituciones nacionales de promoción, así como con otras instituciones financieras internacionales. El BEI se fijó el objetivo de duplicar su objetivo climático del 25% al 50% para 2025, convirtiéndose así en el banco climático de Europa.

  • Hacer más ecológicos los presupuestos nacionales y enviar las señales de precios correctas.

Los presupuestos nacionales juegan un papel clave en la transición. Un mayor uso de herramientas de presupuesto ecológico ayudará a redirigir la inversión pública, el consumo y los impuestos a prioridades ecológicas y lejos de los subsidios. Las reformas fiscales bien diseñadas pueden impulsar el crecimiento económico y la resistencia a las crisis climáticas y ayudar a contribuir a una sociedad y a una transición más justas.

  • Movilizar la investigación y fomentar la innovación.

Las nuevas tecnologías, las soluciones sostenibles y la innovación disruptiva son fundamentales para lograr los objetivos del Acuerdo Verde Europeo. Al menos el 35% del presupuesto del programa de investigación e innovación europeo Horizon Europe financiará nuevas soluciones para el clima, que son relevantes para la implementación de este acuerdo.

Los datos accesibles e interoperables son el núcleo de la innovación basada en datos. Estos datos, combinados con la infraestructura digital y soluciones de inteligencia artificial, facilitan las decisiones basadas en evidencia y amplían la capacidad de comprender y abordar los desafíos ambientales.

  • Un juramento verde: “no hacer daño”.

Todas las acciones y políticas de la UE deberían unirse para ayudar a la UE a lograr una transición exitosa y justa hacia un futuro sostenible. Se realizarán evaluaciones sistemáticas para analizar la coherencia entre la legislación actual y las nuevas prioridades.

Además, basándose en los resultados de su reciente inventario de una mejor política de regulación, la Comisión mejorará la forma de abordar los problemas de sostenibilidad e innovación con mejores directrices de regulación y herramientas de apoyo.

Conclusiones

En AleaSoft se ve esta iniciativa como un paso necesario y oportuno. Habrá que esperar a la materialización legislativa del acuerdo para poder tener las conclusiones finales, pero sin dudas se trata de medidas que requieren ser implementadas si se pretende cumplir con la meta de 2030 y 2050.

En el documento se reconoce en varias ocasiones el beneficio de la digitalización del sector, y del uso de herramientas tecnológicas para mejorar su desempeño. En AleaSoft se enorgullecen de haber estado trabajando en este sentido desde hace más de 20 años. Sus modelos de previsión de mercado basados en inteligencia artificial han estado operativos prácticamente desde la liberalización del mercado español.

En varias ocasiones la compañía se ha referido a la importancia y la oportunidad que representan las nuevas fuentes de energía renovable, fundamentalmente en estos últimos años, la fotovoltaica. También ha abogado por la descarbonización del sector, en la cual, además de las fuentes renovables, jugará un papel importante el hidrógeno, como gas sin contenido en carbono. En general, este acuerdo es una medida positiva, que confirma la apuesta por las fuentes de energías renovables y el correcto funcionamiento del mercado eléctrico.

Fuente: AleaSoft Energy Forecasting

Suscripcin al resumen semanal de AleaSoft
Recommended Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search